Automóviles

La llegada de los vehículos supuso una revolución en el transporte de la ciudad. Pamplona se vio obligada a cambiar su fisonomía con la irrupción de estos “caballos de hierro”. En 1921 había matriculados en Navarra 428 vehículos. De ellos, 278 eran automóviles de turismo, 40 automóviles de línea, 50 autocamiones para carga y 60 motocicletas. Estaban autorizados para conducir los mencionados vehículos 515 chóferes que habían pasado los correspondientes exámenes.