Repartidoras de pan y leche

Durante algunas décadas del s. XX hubo toda una serie de niñas y niños, sobre todo ellas, que se dedicaron a repartir el pan y la leche por los portales y pisos de Pamplona, especialmente por el Casco Antiguo de la ciudad. Era uno de aquellos primeros trabajos que asumían las más pequeñas y les permitía ayudar en casa con algunas monedas. La posguerra fue una época muy difícil para muchas familias pamplonesas.