Carlos III y Leonor

Carlos III el Noble y su esposa Leonor fueron enterrados en la catedral de Pamplona. El rey así lo dispuso,  pues fue en este mismo templo donde se le coronó rey delante de la Virgen de Santa María la Real o Virgen del Sagrario (que todavía sigue allí).

El sepulcro, hecho de alabastro, es una de las mejores muestras de escultura sepulcral gótica de Europa. Si vas a visitarlo y te fijas bien, verás a los pies de los reyes un león y dos lebreles (perros de caza). El león, a los pies Carlos III, simboliza la fuerza, y los lebreles, a los pies de Leonor, simbolizan la fidelidad. En los laterales hay esculpidos veintiocho personajes que lloran la muerte de sus reyes. Algunos de ellos parece que fueron personajes reales de la Corte navarra.