Principales obras literarias

Las primeras creaciones que podríamos llamar “literarias” son los códices de Albelda y el Rotensse Roda. Ambos son producto de la monarquía pamplonesa, aunque no se crearon en Pamplona, sino en tierras de La Rioja. En ellos se guarda la memoria del reino en sus primeras décadas. A destacar las llamadas “Genealogías de Roda”, del Códice Rotense, donde se registran todos los enlaces matrimoniales y líneas dinásticas de la familia real pamplonesa.