Vestimenta

La vestimenta del siglo XIX sigue reflejando las diferencias sociales.

En el caso de las clases pudientes hay una evolución, pero estamos hablando de la gente de mucho dinero de la ciudad, es decir, una minoría.

Las clases populares tienden a vestir con modelos que nos son conocidos todavía a día de hoy.

Es en esta época cuando se pondrá de moda la boina. Se desconoce el origen, pero algunos autores refieren que fue traída de Escocia por un bearnés que estuvo allí preso. De allí pasaría a otras partes de Euskal Herria haciéndose famosa a partir de la Primera Guerra Carlista (1833-1840), al ser utilizada por los carlistas y sus oficiales.

En el siglo XIX, las lavanderas y vendedoras podían ser las personas representativas, a nivel popular, de la vestimenta en la ciudad.