La consagración de los sanfermines

Las fiestas de San Fermín tomarán un camino absolutamente diferente a partir del siglo XX. Las fiestas locales y circunscritas a los vecinos se convertirán en un verdadero foco de atención tras ser visitadas por Ernest Hemingway y hacerse conocidas por su novela The sun also rises, traducida al castellano como Fiesta (1926).

A partir de entonces todo se disparará y la llegada de extranjeros producirá importantes cambios. La vestimenta de pamplonica, blanca y roja, se generalizará en la década de los 60 y 70, habiendo sido sus promotores, desde los años 30, los miembros de la extinta peña “La veleta”, muchos de ellos pintores represaliados por el franquismo.