Los templos

Los dioses romanos son, excepto por el nombre y algunas ligeras variables, prácticamente una réplica exacta de las divinidades griegas. Incluso los templos donde se les rendía culto eran también una copia de los de Grecia. Es muy probable que en todas las ciudades vasco-romanas se levantasen estos templos. En esta sociedad romanizada convivían elementos religiosos vascos y romanos.